Open

Liga Española

Domingo de clásico español

01/03/20 - 09:37
Barcelona y Real Madrid se volverán a medir en el Clásico que detiene al...

Barcelona y Real Madrid se volverán a medir en el Clásico que detiene al mundo. Llegarán en lo más alto de la cima, con dos puntos de ventaja los catalanes sobre los Merengues. El morbo es grande, la premura por los puntos es aún mayor.

El Santiago Bernabéu recibirá a dos equipos con momentos diferentes. Con urgencias disímiles, pero con un mismo objetivo. Al Madrid le cae el partido en medio de una crisis. Un triunfo en sus últimos cinco duelos, eliminado de la Copa del Rey, con Hazard fuera el resto de la temporada y la serie de Champions League ante el Manchester City cuesta arriba.

De perder, el Barcelona se les iría cinco puntos arriba, a falta de 12 jornadas. Si bien la distancia parece aún alcanzable, el estado de ánimo que se puede crear por esta crisis que atraviesa el equipo dirigido por Zidane sería arrolladora.

Del lado blaugrana la historia no es menor. Fracaso en la Supercopa de España, cambio de técnico, lesiones, plantel limitado y eliminado de la Copa del Rey. Su bálsamo es que en Champions League siguen vivos y aventajan en la tabla general a los Merengues. Un triunfo calmaría mucho las aguas y le daría crédito al proyecto de Quique Setién.

Ganar para ambos lados sería un tanque de oxígeno. Éste, además, será un Clásico especial. El 180 en Liga, de acuerdo con el libro estadístico del diario Marca. En el historial están parejos en triunfos, por lo que se romperá la igualdad, y será el duelo 90 en el Santiago Bernabéu, donde el Madrid tiene amplia ventaja.

El Clásico llegará en un momento clave de la temporada, definitorio, donde el Barcelona se ha hecho fuerte en la Casa Blanca. Cuatro triunfos al hilo en Liga lo demuestran. Incluso, acumula ocho victorias en los últimos 11 Clásicos ligueros allí.

Por eso, más que nunca, los pupilos de Zidane deberán mostrar esa garra, corazón y mística para derrumbar a Messi y los blaugranas, que llegarán nuevamente como el villano perfecto.