Open

Liga Española

Atlético de Madrid rescata el empate ante el Eibar

15/09/18 - 10:07
El Atlético de Madrid salvó un punto en los últimos segundos contra el Eibar...

El Atlético de Madrid salvó un punto en los últimos segundos contra el Eibar (1-1) agarrado a un debutante de 19 años, Borja Garcés, que logró lo que nadie había podido antes, batir a un insuperable Dmtrovic que lo paró todo hasta que el gol del canterano niveló un partido que tenía ganado el conjunto vasco.

Ya era el minuto 93. Dio tiempo para sacar de centro y para escuchar, segundos después, el silbido final de un encuentro en el que el equipo rojiblanco tuvo ocasiones para ganar, estrellado una y otra vez contra el guardameta rival, pero en el que también sintió muy cerca la derrota, cuando Sergi Enrich hizo el 0-1 en el 87.

No es un alivio para este Atlético, que sólo ha sumado cinco de los doce puntos disputados, que dio un evidente paso atrás a pesar del empate y que jugó durante muchos tramos un buen partido, en el que también hubo una bronca del público para Diego Simeone, allá por el minuto 73, cuando decidió sustituir a Rodri.

Entre todas esos registros, el Atlético sumó tres oportunidades en el primer tiempo: una del '7' rojiblanco, con una bicicleta en el área y un remate repelido por Dmitrovic; otra servida por Lemar desde la esquina, cabeceada por Saúl con tanta rotundidad como la respuesta, de reflejos y extraordinaria, del guardameta y una más de Godín, surgida de un córner y también solventada por el portero.

El arquero fue el mejor sin duda del Eibar, que reaccionó con un centro de Charles que conectó mordido Jordán, tan amenazante antes del impacto como fácil después para Jan Oblak, y con un trallazo de Arbilla contra el larguero; dos sacudidas del equipo visitante para alterar un rato al Atlético, que recuperó su ofensiva con dos ocasiones más de Griezmann y Costa y dos paradas más de Dmtrovic.

Simeone recurrió a la cantera, al debutante Borja Garcés para el tramo final y el Atlético casi pierde el partido, porque Sergi Enrich marcó el 0-1 en el minuto 87, pero apareció el atacante de la filial, con la derecha, con el alma, para rebajar una decepción innegable.