Open

Los que pueden llegar a destacar en la Copa

03/10/16 - 17:24
Un repaso por los jugadores no del todo populares que llamarán la atención del mundo...

Un repaso por los jugadores no del todo populares que llamarán la atención del mundo.
URUGUAY. Matías Vecino (Fiorentina). Tendrá su gran experiencia en el equipo de Tabárez. Mediocampista, reúne muchas condiciones y todavía tiene para mejorar.
PARAGUAY. Oscar Romero (Racing). Hay muchos enamorados de "Romerito", especialmente los que miran fútbol argentina. Si Ramón Díaz lo pone, tendrá la oportunidad de conquistar a muchos más.
CHILE. Nicolás Castillo (Universidad Católica). Aunque corre atrás de Alexis Sánchez, Vargas y varios más, promete mucho. Fue clave en el título de la Católica.
VENEZUELA. Alejandro Guerra (Atlético Nacional). Si agarra la manija de la Vinotinto, el equipo de Dudamel podría agarrar otro nivel de juego. Crack.
COLOMBIA. Sebastián Pérez (Atlético Nacional). El líder de uno de los mejores jugadores de Sudamérica. Tiene personalidad y sólo 23 años. Gran futuro.
COLOMBIA. Edwin Cardona (Monterrey). El Gordo tiene momentos de lúcidez extremas, pero también apagones. Si está inspirado, puede ser el gran crack del torneo.
COSTA RICA. Álvaro Saborío (DC United). Es muy conocido para los que siguen de cerca el fútbol de la Concacaf, pero no tanto para los de la Conmebol. Un goleador tremendo.
ECUADOR. Junior Sornoza (Independiente del Valle). El hombre que dio le fútbol a una de las revelaciones de la Copa Libertadores. Si tiene minutos en la CA2016, puede sorprender.
MÉXICO. Hirving Lozano (Pachuca). Talentoso, rápido y joven: tiene 20 años y mucho por demostrar.
BRASIL. Gabriel Barbosa (Santos). Dunga lleva muy pocos delanteros a la Copa América, por lo que es muy probable que tenga chances. Con sólo 19 años, podría conquistar al mundo con goles.
ARGENTINA. Gabriel Mercado (River). Hasta el año pasado, el lateral derecho de Martino era Zabaleta. A base de muy buenas actuaciones, el defensor del Millonario se ganó un lugar y hoy es indiscutido. ¿Podrá consolidarse todavía más?